Ante la severa crisis financiera que enfrenta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos advierte que si la Comisión no recibe los fondos necesarios en las próximas semanas, la capacidad del sistema regional en América, para responder a las víctimas, se verá seriamente disminuida.

Por ello, a través de un comunicado, el organismo internacional alienta a los Estados a reafirmar su compromiso con los derechos humanos, aportando a la Comisión los recursos requeridos para que pueda cumplir con su mandato.

La comisión destaca que es pionera como agente de cambios constitucionales, legislativos y de políticas públicas y ha tenido un fuerte impacto en los derechos humanos en la región.