Al demandar respeto a los derechos de los mexicanos, no que nos pidan perdón, diputados de MORENA insisten en que el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México “Benito Juárez” continué operando y convertir al de Santa Lucía  en una terminal aérea alternativa.

En conferencia de prensa, los legisladores presentaron el estudio “El Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y sus Efectos Económicos sobre el Turismo” elaborado por el ex secretario de Turismo del DF y asesor de MORENA, Carlos Mackinlay.

Los diputados acusaron a los gobiernos federal y local de concebir el traslado de la terminal aérea como un negocio, no como un asunto técnico. Aclararon que no defienden dejar el AICM como opera actualmente, porque reconocen  que está saturado. Por ello, el aeropuerto de Santa Lucía es una inmejorable alternativa que no afectaría las operaciones militares y ayudaría en el control de aduanas.

Señalaron que ambos aeropuertos pueden operar sin problemas, como sucede en las zonas metropolitanas de muchas capitales del mundo.

La diputada María Eugenia Lozano resaltó que cerrar la actual terminal aérea significa desplazar y trasladar uno de los centros económicos y estratégicos del país fuera de la Ciudad de México, lo que la convertiría en la única capital del mundo sin aeropuerto.

Además, criticó el costo que tendrá construir el aeropuerto en Texcoco, porque al tipo de cambio actual la inversión se eleva a 247 mil millones de pesos, es decir 78 mil millones más de lo presupuestado.

Cerrar el aeropuerto internacional significará amputar a la Ciudad de México de uno sus espacios más productivos.

Aseguró que de acuerdo con cifras de la Secretaría de Desarrollo Social del Gobierno de la Ciudad de México se perderían 33 mil 400 empleos directos que producen más de 82 mil 300 millones de pesos al año.