La violencia contra las mujeres y las niñas es una forma de discriminación y una violación a los derechos humanos que debe tratarse en todos los niveles, no sólo enfocándose en el castigo sino en la prevención, aseguró Lorena Cruz Sánchez, Presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres, participar en el foro Sociedad y Gobierno: Empoderamiento de las Mujeres para la Prevención y Atención de la Violencia.

“No se trata de meter a los agresores a la cárcel, tenemos que ir de la mano también los padres de familia con los maestros.”

Por su parte, Alejandra Negrete, Comisionada Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres de la Secretaría de Gobernación, hizo un llamado a la cero tolerancia contra los agresores.

“Que los agresores no se sientan cobijados por un manto de impunidad. Que no se crean que sus actos no tienen ningún tipo de consecuencia, entonces el primer mensaje es cero tolerancia y cero impunidad.”