En el Instituto Nacional de Perinatología se realizó el Primer “Encuentro de Donadoras de Leche Materna” para celebrar este 19 de mayo el Día Mundial de la Donación de Leche Humana. El fin, promover la cultura de la donación, sobre todo para bebes prematuros y madres que sufren complicaciones, impidiendo la lactancia.

En este acto, Blanca Espinoza, madre de un bebé que nació el pasado 21 de abril pesando 860 gramos, que es alimentado con leche de una donadora, y que hoy pesa un kilo 100 gramos, señaló que ha recibido “muchísimo beneficio porque mi hijo tiene vida actualmente, de no tener yo nada de leche y permitir que el niño pueda tener beneficios gástricos, de crecimiento, de evitar sondas, agujas y demás cosas”.

En el caso de las mamás donadoras como Nancy Gutiérrez, reconoció que existe muy poca información sobre la donación de leche, toda vez que ella producía la suficiente para su hija, y tenía excedente de leche.

Hoy se siente satisfecha de tener a sus “hijos de leche”, y saber que pudo salvar vida con tan sólo compartir la leche materna.

En el Instituto se cuenta con un banco de leche y personal capacitado para recolectar, pasteurizar y distribuir la leche a los pequeños con complicaciones en el nacimiento y que no pueden ser alimentados por sus madres.

En México sólo existen 19 bancos de leche materna, lo que es insuficiente para otorgar el beneficio de los nutrientes de la leche materna a los infantes prematuros, con lo que se pone en riesgo su vida.

Cifras de la Organización Mundial de la Salud señalan que cada 30 segundos muere un infante que pudo haber sobrevivido por no ser alimentado con leche materna.