El Gobierno de la Ciudad de México es consciente de que el transporte público aún sigue siendo obsoleto e insuficiente para los capitalinos, y de que muchos camiones de la basura que datan de 1970, son altamente contaminantes.

Por ello, el Jefe de Gobierno, Miguel Mancera, aseguró que continuará reforzándose la adquisición de nuevas unidades en la capital.

“Seguimos transformando el transporte y los vehículos de la Ciudad de México, ayer he dado la instrucción a la Secretaría de Finanzas… a fin de invertir 550 millones en la compra de nuevos camiones de basura en la Ciudad de México…  550 millones que van a significar  aproximadamente otros 190 camiones de basura nuevos en la ciudad buscando eliminar a los más contaminantes”.

Esta cifra se suma a los 500 millones de pesos que anunció el jueves el mandatario local, para la compra de entre 190 y 220 unidades nuevas del transporte público M1.

Este viernes anunció que también se invertirán otros 100 millones para cajas modernas de transferencia de residuos sólidos y otros 100 millones para barredores en la Ciudad de México.