El riesgo de que los pacientes se infecten con algún virus o bacteria al estar hospitalizados, mejor conocidas como infecciones nosocomiales, se reduce con medidas sencillas como el lavado frecuente de manos, antes y después de atender a cada paciente y vigilar que los familiares de los hospitalizados adopten esta medida al entrar y salir de la visita.

Así lo dijo, Martín Antonio Manrique, director general del Hospital Juárez de México, al inaugurar el Programa de Entrenamiento para el personal de este Hospital, impartido por expertos de la
Comunidad Científica Internacional de Control de Infecciones Nosocomiales y aclaró que este tipo de contagios prolonga la estancia hospitalaria