Francisco Jiménez Pablo, dirigente de la Coordinadora Nacional Movimiento Plan de Ayala, advirtió que continua la espiral de muertes y secuestros de liderazgos sociales en el medio rural con la aplicación de la Reforma Energética por la explotación de minerales, agua y productos derivados del petróleo, esto luego de condenar el asesinato del René Hernández Hernández, Subdelegado de la localidad de CHIPOCO II, perteneciente al municipio de Tlanchinol, Hidalgo, el pasado 3 de agosto.

Recordó que en los últimos meses suman seis los muertos, un secuestro y un intento de secuestro, derivados de la defensa del territorio y sus recursos naturales en diversos estados del país como Oaxaca, Veracruz, Chiapas e Hidalgo, por lo que exigió a la Profepa y al Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Rafael Pacchiano Alamán, impedir la explotación de estos minerales cuando no se ha consultado a la comunidad y se violan leyes agrarias.

Sostuvo que lo anterior es obra cacicazgos municipales, locales y particulares con respaldo de gobiernos estatales por lo que exigió la intervención del Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, pues existen más de 150 conflictos sociales derivados de la defensa de la tierra y sus recursos naturales emergidos a raíz de la Reforma Energética.

Recordó que la CNPA MN tiene 50 de esos conflictos sociales en observancia y negociación con las autoridades sin que hasta el momento haya respuesta pero avanzan los contratos y concesiones mineras, hidroeléctricas y termoeléctricas en todo el territorio nacional sin la consulta previa e informada de los pueblos indígenas.

Por lo anterior, sentenció que de no concretarse cambios a la Reforma Energética para incluir el Derecho a la Consulta Previa e Informada de los pueblos y Comunidades Indígenas sobre su territorio así como una Reforma Estructural al Campo, la inestabilidad social crecerá en el medio rural pues a la fecha existen ya 500 conflictos latentes por explotación de recursos naturales que son verdaderos “Focos Rojos”.