A diferencia de Puebla y el Estado de México donde se requieren desalojos, en la Ciudad de México el único riesgo que existe por la actividad del volcán Popocatépetl es la caída de ceniza.

 

“El efecto para la ciudad de México es secundario, lo único que llegamos a tener es caída de ceniza, y aquí lo que se lleva a cabo es limpieza, prácticamente barrer las calles, los patios, techos para evitar que este material se vaya al drenaje y en combinación con el agua el producto se vuelva más sólido y esto puede llegar a generar problemas en los sistemas de drenaje de la CDMX”.

Tras comparecer ante diputados de la Asamblea Legislativa del DF, Fausto Lugo, Secretario de Protección Civil capitalino, no descartó que pudiera registrarse caída de ceniza nuevamente ya que la naturaleza es impredecible y los vientos en esta temporada corren hacia la capital, por ello, señaló que es importante mantenerse alerta.

Para que la ceniza llegue a la capital, el funcionario explicó que se requiere de una explosión mayor a los 2 mil metros y de la intensidad y dirección de los vientos.

Finalmente recomendó limpiar coches con un trapo húmedo y evitar el consumo de agua de piletas contaminadas con ceniza. En caso de sentir molestias, sugirió acudir al médico.