La imagen de un perro muerto con las patas pintadas de amarillo, se ha vuelto popular en redes sociales.

Supuestamente trabajadores del municipio de Oaxaca, pintaron las patitas al perro muerto cuando se encontraban pintando las divisiones viales.

Se argumenta que los trabajadores, en vez de reportar la presencia del cadáver a las autoridades correspondientes a fin de que fuera retirado de la vialidad, decidieron pintar la línea divisoria por encima del perro.

La imagen, presuntamente, corresponde a la calle que conduce al auditorio Guelaguetza.

Hay que recordar que los trabajos de mejoramiento vial se realizan como parte de los preparativos de las fiestas de Oaxaca.