Las movilizaciones y bloqueos que realiza la CNTE en Oaxaca y Chiapas han colocado a pequeñas, medianas y grandes empresas en la peor circunstancia económica que se tenga memoria, ya que se trata de una autoflagelación de su economía, mientras que en el caso de Michoacán, el daño que se comete es contra el país, ya que frenar ferrocarriles y vías cruciales de comunicación es algo que tiene que parar, ya que el daño es a industrias como la automotriz y del acero.

Así lo manifestó el secretario de Economía Ildefonso Guajardo, explicó que las acciones del magisterio disidente en Oaxaca y Chiapas, han afectado a sectores como el comercio, turismo, artesanías populares y agroindustria, pero aclaro que esto no ha provocado desabasto, pero si un incremento en los costos de traslados para las empresas.

AUDIO “Pero afortunadamente en estos momentos no se puede hablar en el sector comercio de un problema de desabasto. Pero afortunadamente en este momento no se puede hablar, al menos en el sector comercio e iniciativa privada, no se puede hablar de un problema de desabasto, o sea no existe un problema de desbasto ni el sector médico ni en el sector abarrotero. Porque de alguna manera la intermitencia de los cortes y las rutas alternativas han permitido, por diferentes mecanismos, un flujo de movimiento de mercancía, pero sin duda no puedo desconocer que no tenga un impacto en costos, porque obliga a rutas más largas, obliga a dar vueltas a procesos, de tal manera que esto si tiene costos en la operabilidad logística de la empresas”.

Entrevistado al término de la Firma del Acuerdo entre México y Brasil para el reconocimiento mutuo de la Cachaça y del Tequila como indicaciones geográficas y productos distintivos, el funcionario federal dijo que el gobierno federal sigue evaluando los impactos en las economías de Oaxaca y Chiapas, para hacer un censo de los comercios afectados y de esta forma poderlos apoyar con recursos económicos y poder sortear la situación que enfrentan por las movilizaciones de la CNTE.