Con el objetivo de que en ninguna región del país los programas sociales sean utilizados con fines electorales, la secretaria de Desarrollo Social aplicará con rigor el blindaje electoral.

De gira por San luis Potosí, el titular de la dependencia, José Antonio Meade, aseguró que el objetivo de las contralorías sociales es lograr un saldo blanco en las próximas elecciones.

“Lo que se busca es asegurar, garantizar el acceso a los programas, permitir que se siga apoyando como hoy se hace a los adultos mayores, a la población de Prospera, suspender los apoyos de los programas que no tengan padrón y estar ciertos que hagamos compatible la garantía de acceso a los programas con la limpieza y la pulcritud en su ejercicio.”

Cabe destacar que en los estados en los que habrá de llevarse a cabo procesos electorales ordinarios y extraordinarios, viven 23.3 millones de personas en situación de pobreza moderada y pobreza extrema, de los cuales más de 17 millones son beneficiarios de programas sociales.