El beso le hace bien al organismo, porque además de desencadenar la liberación de endorfinas, relacionadas con el placer o el éxtasis, refuerza a los sistemas inmunológico y nervioso autónomo central,

Herlinda Carrillo, Psicóloga de la Unidad de Salud Mental Clínica del Hospital Juárez de México, dijo que además de ser un tipo de comunicación corporal y no verbal, besar incentiva una sensación de bienestar general.

Hay diferentes tipos de besos, por ejemplo, beso filial, que fundamentalmente se dan los miembros de las familias o entre padres, hijos, hermanos, que fortalecen las alianzas, los vínculos de solidaridad y el afecto.