Bélgica se encuentra paralizada luego de los atentados que se registraron este martes en el aeropuerto de Zaventem y en el metro de Bruselas.

belgica

Al menos 34 personas perdieron la vida y otras 200 resultaron heridas. El atentado en la estación de metro, ubicada en el barrio donde se encuentran la mayor parte de las sedes de las instituciones europeas, ha causado al menos 20 muertos y 106 heridos.

La prioridad al momento es la asistencia a las víctimas, mientras el gobierno ha adoptado medidas de seguridad adicionales y elevado la alerta terrorista al máximo en todo el país.

Dicha alerta representa el despliegue de efectivos militares, el refuerzo del control en las fronteras y restricciones para el transporte público, además de reforzar con 300 militares las fronteras del país.

Las escuelas están cerradas y los estudiantes permanecen en los planteles confinados en ellos hasta que las autoridades permitan su salida, así como los transportes públicos de Bruselas, que están suspendidos.

En Charleroi, a unos 60 kilómetros al sur de la capital, las autoridades han decidido el cierre del servicio de metro, además de que las líneas de autobús regionales en dirección a Bruselas también se han suspendido.

El aeropuerto internacional de Zaventem-Bruselas, permanece cerrado, los vuelos han sido desviados a los regionales de Charleroi y de Lieja, así como a otros aeropuertos internacionales vecinos.

A las empresas de Bruselas se les ha pedido que mantengan a sus empleados de los centros de trabajo y como medida preventiva se han desalojado varios edificios.