En Bélgica, el gobierno redujo a nivel 3 su alerta antiterrorista, tras considerar que no hay riesgo de sufrir un nuevo atentado, como los ocurridos el martes pasado.

En Bruselas, la capital, se reanudaron las actividades en todas las líneas del Metro, mientras que en el Aeropuerto Internacional de Zaventem sigue el recuento de daños.

En tanto, la Policía continúa con los operativos y redadas para dar con más presuntos implicados en los ataques que dejaron 31 muertos y 270 heridos.

En este contexto, las fuerzas especiales de intervención detuvieron a seis personas en una operación antiterrorista en Bruselas, de quienes hasta el momento se desconoce su identidad.

Por su parte, el primer ministro de Bélgica, Charles Michel, confirmó el envío de cazas F-16 para bombardear al Estado Islámico.