Debido a que la economía mexicana ha continuado enfrentando un entorno externo complejo y que se ha tornado mas adverso, el Banco de México ajusto a la baja su estimación de crecimiento para este año al pasar de entre 2 Y 3% a uno entre 1.7 y 2.5%’, al igual que la meta esperada para el 2017.
Agustín Carstens gobernador del banco central, explicó que las exportaciones petroleras siguen muy deprimidas y la caída en el precio del crudo continua.

Sin embargo Carstens Carstens, al presentar su reporte trimestral abril-junio, mantuvo su pronóstico de empleo para este año al considerar que se generarán entre 590 mil y 690 mil plazas laborales ,pero para el siguiente si la reduce de un rango esperado entré 630 y 730 mil, a uno entre 610 y 710 mil .