La UNAM confirma el padecimiento cardíaco del gorila Bantu.

Bantú no era un gorila sano, sus padecimientos físicos contraindicaban la anestesia que los médicos del Zoológico de Chapultepec suministraron para trasladarlo a Guadalajara, Jalisco, y con el fin de aparearse con dos hembras.

La Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM informó que, tras estudios histopatológicos efectuados a fragmentos de diversos órganos del gorila Bantú, encontró en los segmentos de su corazón, como hallazgo más importante, múltiples focos de fibrosis miocárdica con degeneración y atrofia de las fibras musculares.

“Esta lesión es consistente con la cardiomiopatía fibrosa, trastorno cardiaco crónico que se encuentra bien documentado en simios de este tipo al ser mantenidos en cautiverio. Es una enfermedad de causa desconocida “, señaló la entidad universitaria.

A petición de la Dirección General de Zoológicos y Vida Silvestre del Gobierno de la Ciudad de México, la Facultad llevó a cabo los estudios a fragmentos de diversos órganos del gorila de espalda plateada, que falleció el 6 de julio pasado, mientras era preparado para ser trasladado del Zoológico de Chapultepec al de Guadalajara.

Para desplazar un animal de esta especie se le debe contener químicamente —anestesiar—, a fin de garantizar su seguridad y la de las personas involucradas en el proceso y especialistas llevaron a cabo la captura y contención química, según los protocolos aprobados internacionalmente.