El aumento al precio de las gasolinas es una medida recaudatoria.

El presidente de la Cámara de Senadores, Roberto Gil, dijo que el gobierno federal tiene en sus manos la posibilidad de evitar estas acciones.

El panista aseguró que el Congreso de la Unión le ha dado todos los instrumentos al gobierno por lo que ahora debe empezar a actuar.

Algunas de las acciones que propone es que el gobierno ajuste sus políticas públicas, su gasto y ajustar los programas de gobierno.

No hay pretexto, enfatizó Roberto Gil; la federación no puede poner de pretexto que no tiene las reformas, o que el congreso le haya negado algo, incluso el mismo congreso les ha generado las condiciones para generar políticas públicas.

“Está en sus manos la solución en la promoción y sobre todo crear incentivos para el crecimiento económico”, aseguró.

En el marco de la inauguración del segundo Parlamento Juvenil, explicó que la reforma energética no ha fallado, porque ésta no se ha puesto en marcha, y ese es el problema, que aún no hay un entorno de competencia, de generación de inversión y de promoción del empleo.

De esta manera, el presidente en turno de la Cámara de Senadores, aseguró que se han tardado (El gobierno) en echar a andar la reforma energética y eso explica que la de los combustibles sea una política fiscal y una estrategia de recaudación cuando “Debería ser un mercado en el cual tengamos los mexicanos acceso a bienes de mejor precio y de mejor calidad” concluyó.