El aumento en los precios de las gasolinas y el diésel, no obedece a una “política agresiva” del gobierno federal, sino que responde al comportamiento en los mercados internacionales, aclaró la Secretaria de Hacienda.

Rodrigo Barros, titular de la Unidad de Política de Ingresos Trubutarios, de la dependencia federal, explicó que ahora se esta en un proceso de transición en la que los precios de los combustibles pueden moverse hacia arriba o hacia abajo, aunque aclara que la gasolina Magna aún podría subir dos centavos más en lo que resta del año no así la Premium.

En este sentido el funcionario federal insistió en que no se trata de una decisión administrativa sino de un reflejo de lo que pasa en los mercados internacionales.

Cabe mencionar que de acuerdo con el INEGI el aumento que registrara la gasolina magna el lunes próximo es el más alto de los últimos 18 años.

En tanto que en el de la Premium es el más alto desde el 2006.