En México alrededor de 7% de la población vive con asma, una enfermedad incurable de las vías respiratorias, pero que con tratamiento adecuado es controlable

María del Carmen Cano, neumóloga del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, recomendó no interrumpir los cuidados médicos, respetar dosis y temporalidad para evitar recaídas

En el marco del Día Mundial del Asma, que se conmemora este 3 de mayo, explicó que el asma, se caracteriza por la inflamación de los bronquios y la reducción del músculo que los conforma, además de la producción de una gran cantidad de moco, los principales síntomas son: dificultad para respirar, tos, ruido o sibilancia al pasar el aire y dolor u opresión en el pecho.

Durante el embarazo tampoco debe suspenderse el tratamiento, ya que si se manifiesta una crisis en este periodo, podría disminuir la oxigenación al feto y afectar su crecimiento.

La especialista del INER explicó que el asma es una enfermedad congénita, es decir, quien la padece nace con ella, debido a que se ha encontrado que alrededor del 80 por ciento de adultos que la padece, presentaron síntomas desde los primeros cinco años de vida.

Indicó que este padecimiento puede detectarse clínicamente desde el primer año de vida o a partir de los cuatro años de edad, mediante el estudio llamado espirometría.