La noche del sábado, Ambrosio Soto Duarte, presidente municipal de Pungarabato, Guerrero, fue emboscado y asesinado en los límites con Michoacán.

De acuerdo con la Procuraduría General de Justicia de Michoacán, los hechos ocurrieron en el municipio de San Lucas, en el tramo San Lucas-Riva Palacio, a la altura del lugar conocido como La Curva Cajón, donde el funcionario y su comitiva fueron balaceados.

Durante la agresión, otras dos personas murieron, entre ellos el chofer de Soto Duarte. Asimismo, resultaron heridos dos policías federales que formaban parte de la escolta del hoy occiso.

Semanas antes, el funcionario municipal denunció que había recibido amenazas por parte del crimen organizado.