Por desgracia, el aumento que ha registrado el precio del aguacate en los últimos días, ha golpeado severamente a la economía familiar.

Hace 15 días, este producto se podía encontrar en 40 pesos por kilo, sin embargo el día de hoy se vende entre los 70 y 80 pesos, por lo que muchas jefas de familia han decidido dejar de comprarlo.

Las amas de casa que diariamente hacen su mandado, aseguran que se puede conseguir hasta en 20 pesos el kilo, sin embargo estos ya son muy viejos o de plano están echados a perder.

También manifestaron que el aumento del precio de la gasolina está afectando su economía, porque al subir el combustible, es cuestión de días para que aumenten los precios de los productos de la canasta básica.

Cabe destacar que en los puestos de tortas y donde venden ensaladas, estas mantienen su precio, aunque en algunas de las tradicionales tortas, ya no les ponen aguacate.