El asbesto que se encuentra en las tuberías de la red de agua potable puede ocasionar daños en el aparato digestivo.

reparan-614x459

Investigadores del Instituto de Biología de la UNAM explican que el componente pasa los filtros de potabilización y llega al agua que consume la población, si la ingesta es alta y prolongada causa problemas en el aparato digestivo: de lo contrario, no representa un riesgo considerable para la salud.

Detallan que para que una persona desarrolle un cáncer relacionado con el asbesto que se desprende de las tuberías de agua y la contamina, debe tener una exposición continua y prolongada, en el caso del cáncer de estómago sería por tomar el líquido de manera constante, lo cual ocurre poco en la ciudad, ya que la mayoría de las personas utiliza agua embotellada.

Agregaron que el riesgo más grave del asbesto ocurre en el aire, el cual se inhala y se aloja en el aparato respiratorio, provocando cáncer de pulmón.