Al final del periodo extraordinario se sesiones, fue aprobada en la Cámara de Senadores la Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas.

La Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas forma parte del Sistema Nacional Anticorrupción.

Esta ley amplia las facultades de la Auditoría Superior de la Federación que podrá revisar las cuentas de las entidades, incluyendo su deuda pública, que sólo eran fiscalizadas por los propios estados.

Entre los instrumentos sujetos a fiscalización, se encuentran los fideicomisos que reciban fondos públicos. Además la Auditoría podrá actuar a partir de denuncias ciudadanas en cuanto al manejo de los recursos.

Existirá una contraloría social en la que las personas podrán presentar propuestas, solicitudes y denuncias fundadas.

La senadora Dolores Padierna explicó que con esta ley se podrá revisar la deuda pública de los estados.