La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, concedió un amparo a los familiares de migrantes muertos con lo que se obliga a la PGR a entregar una copia de la investigación que llevó a cabo el Ministerio público de la Federación.

A los familiares ahora se les considera ahora víctimas.

Así lo confirmó la abogada Ana Lorena Delgadillo Pérez, quien representa a la señora Berpila, madre de unos de los migrantes que perdieron la vida en San Fernando, Tamaulipas en 2010 y 2011.

Con esta decisión, la Suprema Corte de Justicia sienta precedente porque familiares de otros migrantes que perdieron la vida en los mismos hechos podrán tener acceso a la información de la investigación.

Las personas que interpusieron el amparo son Berpila Parada de Osorio, madre de Carlos Alberto Osorio y Alma Yesenia Realegeño Alvarado, hermana de Manuel Antonio.

Cabe recordar que en 2010 y 2011 fueron localizados los cuerpos de 72 personas en una casa de San Fernando, Tamaulipas, de ellos 58 eran hombres y 14 eran mujeres, migrantes que pretendían llegara  los Estados Unidos y que perdieron la vida a manos de los Zetas.