La fibrosis quística es una enfermedad que con frecuencia se presenta en niños, es hereditaria, congénita, crónica e incurable, además, afecta los sistemas respiratorio y digestivo

Ricardo García Cavazos, director General del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva, explicó que en México, cada año se presentan 350 nuevos casos, pero este padecimiento se puede detectar a través del tamiz metabólico, ya que el año pasado se incluyó en dicha prueba, con lo que suman cinco el número de exámenes que permiten diagnosticar oportunamente diversos padecimientos.

Los primeros 28 días del nacimiento son fundamentales para detectar la enfermedad, cuyos síntomas son infecciones respiratorias frecuentes, diarrea crónica, sudoración excesiva, tos, aspecto delgado, incapacidad para ganar peso, sinusitis crónica y abdomen ligeramente abultado.

En la actualidad el tratamiento se enfoca en combatir cada uno de los aspectos en que la enfermedad se manifiesta, como prevenir el deterioro pulmonar respiratorio con fisioterapia respiratoria y ejercicio físico, así como, tomar suplementos vitamínicos para prevenir la desnutrición y terapia proteica.

El director del CNEGSR informó que durante noviembre y diciembre de 2015 se practicaron 89 mil pruebas para detectar fibrosis quística.

Asimismo, señaló que el Seguro Popular a través del Seguro Médico Siglo XXI, cubre la atención médica de los niños afiliados entre los 0 y 5 años de edad que no cuentan con ninguna protección social y tienen esta patología.

Resaltó que en la actualidad en cualquier parte del territorio nacional es posible obtener en cinco días el resultado y atender con rapidez a los menores con sospecha de fibrosis quística.