La Suprema Corte de Justicia de la Nación analiza si la Ley de Movilidad de la Ciudad de México, viola derechos humanos por exigir avisar de las marchas.

Uno de sus artículos, el 212; obliga a avisar con 48 horas de anticipación sobre cualquier tipo de manifestación.

El ministro José Ramón Cossío, revisó el proyecto de Alfredo Gutiérrez y dijo que “El problema es que al establecer estos elementos materiales, cuya finalidad sea perfectamente lícito y que pueda perturbar el tránsito en las vialidades, la paz y la tranquilidad de la población en la ciudad, está generándole un elemento material a la autoridad para que contraste, y este contraste me parece que convierte al aviso en una autorización”.

Cabe recordar que el proyecto del ministro Alfredo Gutiérrez que propone considerar constitucional el contenido del artículo 212 por estimar que no hay una censura al avisar sobre las marchas.

Sin embargo no todos están de acuerdo con el proyecto y Arturo Zaldívar, dice que “Es clara la intención del legislador de tener una autorización disfrazada de aviso, de que sólo en esos casos la autoridad va a participar blindando y además esta cuestión material ¿Qué es lo perfectamente lícito? La Constitución ni ninguna otra norma convencional habla de perfectamente lícito”.

Así se rechazó invalidar toda la ley pero lo que sí se suprimió fue el artículo 69 fracción II, referente al requisito de un certificado médico que compruebe haberse rehabilitado a conductores con licencia de conducir que hayan sido calificados con incapacidad física o mental.