Los aumentos en los precios de la electricidad, las gasolinas y en el tipo de cambio, provocará que los niveles de inflación, en los próximos meses retome los niveles por arriba del 3 por ciento, lo que conlleva a que la ganancia que ha tenido el salario real de la clase trabajadora se reduzca.

Así lo considero el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), quien destacó que es preciso fortalecer la estabilidad macroeconómica para lograr un mayor ritmo de crecimiento de la economía.

Agregó que dada la coyuntura es indispensable fortalecer las variables que han sido determinantes de la estabilidad macroeconómica. La salud de las finanzas públicas que se refleje en un superávit primario; reducir el desequilibrio de las cuentas externas y cuidar el poder adquisitivo son tareas fundamentales para que la economía mexicana pueda hacer frente de la mejor manera posible el entorno de debilidad mundial y de volatilidad de los mercados financieros, consideró el organismo que dependen del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).