Un juez federal concedió un amparo a dos menores de edad para que se casen.

Los hechos ocurren en Tepic, Nayarit, donde las autoridades civiles locales habían impedido el matrimonio de los jóvenes y por consiguiente que registraran a su bebé, recién nacido. Y es que sus leyes así lo marcan.

Sin embargo los quejosos buscaron la protección de la justicia federal y el Juez Rogelio Alberto Montoya Rodríguez, titular del Juzgado Primero de Distrito en Materia de Amparo Civil, Administrativo y de Trabajo y de Juicios Federales en el Estado de Nayarit, concedió el amparo para que puedan contraer matrimonio y, derivado de ello, estén en condiciones de registrar a su hijo recién nacido ante el Registro Civil de la entidad.

El argumento del juzgador es que en este caso en particular, no existe el menor indicio de que se trate de un matrimonio forzoso ni tampoco existe riesgo a su integridad física, psicológica o sexual.

Por tanto al resolver el juicio de amparo 1284/2016, la autoridad jurisdiccional sostuvo que la aplicación de los artículos 144 y 354 del Código Civil para el Estado de Nayarit a los quejosos, son inconstitucionales, porque vulneran los derechos a la igualdad, al desarrollo de la personalidad, a la identidad, y de acceso a la seguridad social.

El juez determinó que el director municipal del Registro Civil con sede en Tepic, Nayarit, los case y registre a su hijo recién nacido; en tanto que la delegada de la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia del DIF Municipal, en Tepic, deberá proporcionar a los quejosos las pláticas matrimoniales respectivas.