Los diferendos entre el CONEVAL y el INEGI sobre la medición dls pobreza no impactarán de manera alguna en las decisiones de reparto de los recursos del Fondo de Aportación para la Infraestructura Social, aseguró el secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade.

Al participar en la Feria de Alimentación, en Pachuca, Hidalgo, y en la que participaron al menos 26 dependencias de Gobierno Federal, aseguró que más allá de metodologías o mediciones, el reto es dotar de alimentación adecuada a por lo menos 36 millones de mexicanos que se encuentran en situación de vulnerabilidad, además de combatir el rezago educativo.

“La pobreza se mide en México cada dos años. Empezamos a medirlo con esta metodología y con este enfoque multidimensional desde el 2008. Es una orientación, es un elemento que es importante, pero lo que es importante al amparo de esas reflexiones, de esas estadísticas, de esa orientación es que reconozcamos que tenemos un reto de rezago.”