MADRID, ESPAÑA. Un grupo de investigadores de la Universidad de Salamanca desarrolló una aplicación con base en series de algoritmos que permite saber en qué lugar se ubican tuiteros violentos. Esto, mediante el análisis de mensajes y su relación con los usuarios.

Sinc Juan Manuel Corchado, catedrático de Ciencias de la Computación y líder del equipo de inteligencia artificial Bisite de la Universidad, informó que para desarrollar el sistema se utilizaron modelos híbridos neurosimbólicos de inteligencia artificial y métodos que mezclan algoritmos para la resolución de problemas.

Dijo que una de las ventajas de esta aplicación es la facilidad para detectar y diferenciar distintos idiomas como el inglés, francés, alemán o español y hasta ruso o árabe, y que también obtiene datos y registro de las comunicaciones y su evolución “tanto el sentimiento como la ubicación de los individuos, al tiempo que analiza las interrelaciones de estos grupos”, aseguró.

algoritmo
Captura de pantalla de la aplicación para la localización de tuiteros o influencias. Foto: elmundo.es

El catedrático aseveró que el sistema “es capaz de establecer con bastante exactitud dónde se encuentra un usuario peligroso a partir de lo que comparte en Twitter y de cómo y con quién se relaciona en cada momento, sin necesidad de geolocalizar los tuits”, por lo que en la relación del tráfico de mensajes generado entre usuarios, se puede identificar a los miembros de cierto sector, a líderes y sus seguidores.

Manuel Corchado afirma que el nuevo sistema pudo aportar mucho contra “los grupos de hinchas violentos que ocasionaron graves incidentes durante la celebración de la pasada Eurocopa, en Francia”, por ejemplo.

Agregó que la policía y grupos de seguridad pueden utilizar la herramienta para ubicar “puntos críticos, amenazas y concentraciones de personas potencialmente peligrosas, porque está basada tanto en el análisis semántico de los mensajes, como en los datos históricos y su evolución”, señaló.

Incluso, Manuel Corchado reveló que su equipo ya trabaja con mandos policiacos para poder validar la herramienta, además de dar otros usos como en casos de racismo o bullying.

(Con información de elmundo.es y elespectador.com)

CK