De acuerdo a la Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD), los accidentes con pirotecnia representan el 17 por ciento de la atención por quemaduras con fuego directo y 11por ciento en general. Siendo los más afectados los niños de entre los 10 y 14 años, ya que el 60 por ciento de los casos se producen durante esta etapa.

Por ello, especialistas alertan del aumento de quemaduras en esta temporada de fiestas patrias así como de las graves consecuencias como puede ser la amputación de un miembro por explosión.

Ante un caso de quemadura, Janina Llergo Valdez, integrante de la Fundación, recomienda que para evitar daños mayores en la piel por el fuego directo, se debe quitar la ropa si está pegada a la piel o si la quemadura es muy amplia, lavar la zona quemada con agua a temperatura ambiente, y no agua fría, así como cubrir la zona con lienzos limpios y húmedos durante el traslado al hospital para una valoración, con el fin de eliminar sustancias nocivas y disminuir dolor e inflamación.

“Para las quemaduras de primer grado –donde solo se observa enrojecimiento y ardor– es necesario aplicar crema humectante de forma inmediata, después del lavado con agua y acudir de inmediato con un dermatólogo, además de evitar la automedicación.

 “Las quemaduras de segundo y tercer grado deben ser valoradas de forma inmediata en un servicio de urgencias porque requieren un manejo multidisciplinario dependiendo de la extensión, además si la quemadura es extensa se sugiere cubrir la zona con lienzos limpios y húmedos durante el traslado al hospital”, recomendó la doctora Llergo.

 La recomendación ante cualquier accidente, por leve que aparente ser, será buscar la asesoría de su dermatólogo, quien definirá el tratamiento más adecuado para cada caso. Además en el sitio de internet de la FMD se encuentra disponible un directorio de especialistas cercanos a su zona de residencia para ofrecerle consulta e información a detalle.