Urgen a reciclaje de materiales de aparatos viejos

crt_tv
Los depósitos encargados de recolectar las televisiones analógicas deben tener la infraestructura necesaria para evitar algún desastre ecológico, advirtió un especialista del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Alfredo Flores Valdés, del Cinvestav, Unidad Saltillo, indicó que si bien el gobierno de México tiene un programa de recolección para evitar la contaminación, es necesario hacerlo de la manera adecuada para evitar que los desechos sean un peligro ambiental.

Uno de los componentes más dañinos al ambiente es el cinescopio del televisor, pues se compone de vidrio cuyo reciclado resulta redituable, además del plomo, mercurio, cadmio y algunos pigmentos a base de óxidos, carbonatos o sulfatos de estroncio, explicó en un comunicado el especialista.

Estos componentes son los recubrimientos que le dan convergencia a la radiación, que expuestos al aire libre son muy inflamables y combinados con los compuestos orgánicos podrían drenarse a las capas profundas de la tierra para contaminar los mantos acuíferos.

“La base mayoritaria del cinescopio es el sílice y cuarzo, que es un vidrio que forma parte de la corteza terrestre, o sea que no podría contaminar tanto, pero las pinturas con recubrimientos de estroncio contribuirían a una considerable contaminación”, dijo Flores Valdés.

“Lo que se sugiere en estos casos es hacer una trituración completa del cinescopio y confinar las partículas en un terreno apropiado y cubrirlos con capas de arena para después taparlos en su totalidad”, agregó.

Sin embargo, otros elementos como el cobre y metales pueden ser aprovechados para su venta, ya que esos aparatos los usan en gran cantidad, comentó el especialista en reciclado de componentes metálicos en equipos eléctricos.

“También existen otros metales, como la plata y el aluminio, que se encuentran en los circuitos de los aparatos y podrían recuperarse con técnicas pirometalúrgicas dentro de los mismos basureros”, expuso.

“En el caso de las carcasas de plástico, es posible darle un nuevo uso con otros procesos de reciclado, de modo que existen distintas alternativas para hacer frente al problema de contaminación que conlleva el apagón analógico”, abundó.

En la actualidad Flores Valdés trabaja en una investigación para determinar cómo emplear los metales rescatados, tales como las aleaciones cobre-aluminio que son de alto consumo en la industria automotriz.