Hace pocos días, Alejandro Fernández aplazó un concierto en Monterrey, y se justificó diciendo que uno de sus perros lo mordió y tuvo una infección grave que lo mantuvo una semana en el hospital.

Alejandro Fernandez mordida

Ahora trascendió que en realidad no fue un perro, sino un jaguar, el animal que mordió al cantante. A la par se dijo que el felino estaba de contrabando en una casa de “El Potrillo”.

Para callar los rumores, la oficina de prensa del menor de los Fernández publicó un comunicado en el que aseguran que la mordida fue de un perro. Es más, compartieron algunas fotografías de la pierna izquierda del cantante donde se ve la afectación en la pantorrilla. Se detalló que fue necesaria una intervención quirúrgica por gangrena.

En el comunicado, Alejandro dice que a pesar de esto ama a su perro llamado “Kush”. El mensaje decía: ““Bien dicen que el mejor amigo del hombre es el perro, para mí mis perros son uno de mis mayores tesoros, son como de mi familia. Soy consciente de que la reacción de Kush a la mordida fue un accidente desatado por un juego, amo a mis perros y lo que más quiero es darles lo mejor. Tras este triste episodio me he puesto a reflexionar mucho, me di cuenta de que la vida es muy frágil y en cualquier minuto se puede desvanecer. Tengo presente que sólo tenemos una sola y nosotros debemos encargarnos de hacerla maravillosa por lo que agradezco totalmente el seguir de pie recuperándome para poder seguir haciendo mi profesión, agradezco a la vida por permitirme estar un día más con mi familia y por supuesto estoy feliz de tener a mi público querido. Hoy sé que tengo muchas razones por las cuales seguir luchando, así que seguiré recuperándome, habrá mucho Alejandro para rato”.