Desde la época prehispánica, el amaranto o alegría ha sido uno de los alimentos que le dan identidad al pueblo de Santiago Tulyehualco y a la Ciudad de México, por ello fue declarada como Patrimonio Cultural Intangible de la Ciudad de México, durante la clausura de la III Fiesta de las Culturas Indígenas. Con esta declaratoria suman ya ocho los bienes protegidos mediante decreto por el Gobierno de la Ciudad de México y tres de ellos corresponden a la presente administración.

Comentó que existen evidencias botánicas del origen y domesticación de la semilla del amaranto que datan de hace 5 mil años e indican que la alegría ha estado presente en la vida de los habitantes de la Cuenca del Valle de México.

En Tulyehualco desde 1970 se lleva a cabo la Feria de la Alegría y el Olivo, ya que sus pobladores o alegrilleros saben cómo sembrar y reventar el amaranto, nombre que quizá adquirió debido a que las semillas cuando se revientan en el comal caliente parece que bailan de alegría.

El Decreto de esta declaratoria —solicitada por el Patronato de la Feria de la Alegría y el Olivo A.C. y el Sistema Producto Amaranto del Distrito Federal, A.C. ante la Coordinación de Patrimonio Histórico, Artístico y Cultural de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México (SCCDMX)—, firmado por el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Dr. Miguel Ángel Mancera