La Asociación Nacional de Alcaldes solicitó al Gobierno Federal, a través de la Secretaría de Gobernación, la implementación urgente de un Protocolo de Protección para Alcaldes que garantice la seguridad de los ediles en riesgo.

Toda vez que de 2003 a la fecha han sido victimados 40 alcaldes en funciones, 7 electos y 32 ex – alcaldes, dando un total de 79. Estas cifras contemplan los recientes atentados en las últimas horas de Ambrosio Soto Duarte, Presidente Municipal de Pungarabato, Guerrero, y Domingo López González, alcalde de San Juan Chamula, Chiapas.

Ante este escenario la Asociación con base en una clasificación de zonas de riesgo para ser alcalde. La Zona A (Riesgo muy alto), Zona B (Riesgo alto), Zona C y Zona D (Riesgo bajo).

Es así que los estados más peligrosos son Durango, Michoacán, Oaxaca y Veracruz, seguidos por Chihuahua, Estado de México, Guerrero, Nuevo León, Tabasco y Tamaulipas y en menor medida Coahuila, Morelos, San Luis Potosí, Puebla y Zacatecas.

Señalaron que se deben incluir otros indicadores como el de amenazas, homicidios previos cercanos, regiones con delincuencia organizada y delitos de alto impacto, para determinar el grado de protección que requieran los Alcaldes y conforme a ello, establecer los recursos económicos incluyendo partidas en FORTASEG, humanos, materiales e inteligencia policial para incluirse por zona y en específico a quienes lo necesitarán, con prioridad a sus ciudadanos.