No debe haber alarma entre la población por los recientes fenómenos naturales.

De acuerdo con Jorge Zavala del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, éstos; desaparecerán poco a poco, aunque se mantendrán temperaturas bajas.

vista de la tierra
Foto : Imagen SMN/CONAGUA/ UNAM

Esto se debe a  a la intensidad de las masas de baja y alta presión que originaron la tormenta invernal número 11 y al fenómeno de el Niño, que causó su desplazamiento de norte a sur.

“Estamos esperando que las condiciones de viento y de lluvia, que es lo más raro, vamos a decir; ya se calmen, ya no vamos a tener vientos intensos ni lluvia, pero si nos va a quedar una temperatura muy baja”. Dijo el especialista.

Agregó que se deben aprovechar los beneficios naturales que aportan los fenómenos naturales como la captación de agua en las reservas.

El fenómeno del Niño, es una oscilación natural que aumenta la temperatura superficial del Pacífico Central Ecuatorial. “La intensidad de este Niño se debe a un incremento en la temperatura de entre dos y tres grados centígrados, cuando el promedio es de uno”.