Las adolescentes que cursan el bachillerato e incluso la secundaria, utilizan solventes de sabor para perder peso y obtener un cuerpo que encaje con los estándares sociales predominantes, dio a conocer Enrique Hernández, secretario del Fideicomiso para la Investigación sobre Inhalables.

También explicó que las jóvenes consumen las llamadas mamilas, que es una droga inhalable contenida en envases similares a los de fragancias corporales y están fabricadas con tíner, tolueno, gasolina blanca o aguarrás, disfrazada con saborizante, aromatizante y colorante, para no sentir hambre y saltarse hasta dos comidas en un día.

Cabe destacar, que estas sustancias son consumidas sin tomar en cuenta que matan neuronas y pueden causar infartos o desequilibrios alimenticios.