La pubertad precoz va en aumento entre las niñas, las causas pueden ser muchas, desde la mala alimentación, hasta factores sociológicos como no tener padre en el hogar o incluso el estrés.

La pubertad en las niñas se caracteriza por tres cosas: el desarrollo de mama, aparición de vello púbico y el inicio de la menstruación.

Científicos consideran que el peso de las niñas es un factor importante, porque cuando el cuerpo detecta que tiene calorías adicionales, lo suficiente para mantener un embarazo, los tejidos grasos liberan una señal en el torrente sanguíneo; los médicos han visto que sucede lo contrario en las mujeres que sufren de anorexia, ya que cuando el cuerpo es privado de calorías, lo primero que hace es apagar las hormonas sexuales.

Consecuencias de una pubertad acelerada:

Las niñas con maduración más temprana están en riesgo de baja autoestima, mayores tasas de depresión e incluso es probable que  inicien las relaciones sexuales de manera anticipada o el uso de sustancias.

Además, el impacto biológico de la pubertad precoz incluye un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama, de ovario y cáncer de endometrio, así como la obesidad, la hiperinsulinemia e hipertensión.

También genera una estatura reducida, por maduración ósea acelerada que se detiene antes de lo que le ocurre a una niña con crecimiento “normal”.