En Tailandia, un turista australiano de 71 años perdió la vida luego de caer de una altura considerable mientras practicaba paracaidismo en una playa de la provincia de phuket. Su esposa grababa lo que sería un momento de diversión y que terminó en tragedia.

Todo iba bien, hasta que una vez que se elevó, el arnés que lo sujetaba se desprendió sin que el hombre tuviera posibilidad de sostenerse.

El turista fue trasladado aún con vida a un hospital, donde falleció pese a los esfuerzos de los médicos.