Después de un arduo año de trabajo es bueno consentirse con un regalo personal, pero que no comprometa nuestras finanzas personales, y nos genere deudas o consuma todo nuestro aguinaldo.

De acuerdo a Financial Group, debes operar tu dinero como lo haces en la quincena o en el mes, una parte destinarla al ahorro, la inversión y a pagar las deudas que podamos estar arrastrando, con el fin de iniciar el año nuevo en números negros y sin deudas del año anterior.

Así que si te queda un excedente, establece un monto máximo para que disfrutes la Navidad… por ejemplo para la compra de los regalos navideños o promueve el intercambio de obsequios o bien intenta regalar algo simbólico. Y para que no te derrapes siendo víctima de las ofertas y promociones en los centros comerciales, haz una lista antes de salir de casa de lo que vas a comprar y apégate a ella… ese será tu mejor regalo.

Otra opción es esperar a enero cuando habrá rebajas en muchos establecimientos, por lo que podrías posponer esa compra un par de semanas más a cambio de un buen descuento o promoción.