La madrugada del miércoles un sismo de 6.2 grados en la escala de Richter, sacudió el centro de Italia dejando al menos 247 muertos y cientos de heridos; además de que Sergio Pirozzi, alcalde de la localidad de Amatrice asegura que la mitad del pueblo desapareció tras el movimiento telúrico.

Pirozzi también confirmó que se han producido derrumbes graves en varios edificios y puentes que complican el acceso a la zona por parte de las autoridades italianas, quienes tratan de ayudar a las personas que se encuentran bajo los escombros.

El temblor ocurrió alrededor de las 3:30 de la madrugada (hora local), y le han seguido decenas de réplicas. El epicentro se ha localizado en la provincia de Rieti, en la región del Lacio, aunque también afecto la región de Umbría, los municipios de Norcia, en la provincia de Perugia; Amatrice y Accumoli, en la provincia de Rieti, y Arquata del Tronto, en la de Ascoli Piceno.

1472038918_357467_1472039899_noticia_normal
Los momentos de pánico y de dificultad que viven los habitantes de las zonas afectadas han sido comparados con los que se vivieron en abril del 2009, cuando un temblor de 6.3 grados causo más de 300 muertos en la región de L’Aquila.