La mayor parte del tiempo pensamos en las cosas que nos diferencian del resto, pero por si aún lo dudas, la ciencia nos recuerda que todos compartimos algo más allá de lo que podemos ver.

Se llevó a cabo un estudio en el que se les pregunto a 67 personas que pensaban de su país y del resto del mundo, muchos defendieron sus raíces inglesas, francesas, cubanas, etc., además expresaron que país, nacionalidad o cultura es la que menos les gustaba.

Luego se les pidió una muestra de su saliva, con lo que se les invitaba a hacer un viaje a través de su ADN y lo que descubrieron les cambio la vida.