Efraín Picazo Pérez, dirigente de la Sección 22 de la CNTE, fue puesto en libertad bajo caución en los primeros minutos del sábado.

Picazo Pérez fue detenido el 28 de octubre de 2015 por los delitos de robo agravado y vandalismo; fue recluido en el Centro Federal de Readaptación Social del Altiplano en el Estado de México, no obstante, tras obtener un amparo fue trasladado al penal de Mengoli, en Miahuatlán, Oaxaca.

A Picazo se le imputó, entre otros, el robo de libros de texto, daños en propiedad ajena en instalaciones de PEMEX, y de la VIII Región Militar.

El maestro disidente fue recibido afuera del penal por familiares, profesores y amistades, donde agradeció el apoyo legal de la CNTE así como las movilizaciones que llevaron a cabo sus colegas para conseguir su liberación.

Por su parte el secretario de asuntos jurídicos de la CNTE, Jerónimo Martínez Ambrosio, aclaró que la libertad de Picazo Pérez se logró por una resolución judicial y no por acuerdo político.

Dijo que espera las mismas determinaciones para la libertad de Juan Carlos Orozco Matús, Heriberto Margariño, Francisco Villalobos Ricárdez y Rubén Núñez Ginez.