¿Sabías que los efectos de la exposición a los rayos solares en la piel son acumulativos y pueden ocasionar daños graves?
Especialistas de la Secretaría de Salud te recomiendan durante la temporada vacacional en playas o balnearios, evitar la exposición al sol entre las 10 de la mañana y 4 de la tarde para evitar quemaduras

Se estima que cuando sufres dos o más quemaduras solares durante la infancia, incrementa el riesgo de padecer cáncer de piel durante la etapa adulta.

Las quemaduras solares de primer grado se limitan a la capa superficial de la piel y causan enrojecimiento y ardor. En cambio, las quemaduras solares de segundo grado afectan las dos primeras capas de la piel y causan eritema intenso de la piel, dolor, ampollas, apariencia lustrosa por el trasudado, posible pérdida de la epidermis y sensibilidad al aire o al contacto con cualquier objeto.

Las complicaciones tardías más frecuentes son: infección secundaria, pigmentación parcheada y erupciones de tipo miliaria. La piel exfoliada puede mostrar una especial sensibilidad al sol durante uno o varios años.

La exposición a los rayos del sol suele provocar quemaduras de primer y segundo grado y la aparición de los síntomas puede variar entre una a 24 horas y suelen alcanzan su pico máximo a las 72 horas. Dichas lesiones de piel se clasifican en cuatro grados, siendo el primer grado el más leve y el cuarto el más profundo.