En bolsas de supermercado o en botellas de bebidas, los plásticos biodegradables resultan cada vez más comunes en nuestra vida. Sin embargo también se desarrollan nuevos materiales biodegradables con alto valor agregado para la administración de medicamentos en forma más precisa, como es el caso de las nanopartículas que estudian expertos en el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav).

Se trata del polímero conocido como PHB, el cual ya es producido de manera comercial, pero los investigadores del Departamento de Biotecnología y Bioingeniería del Cinvestav buscan obtenerlo utilizando levaduras en lugar de bacterias, como ocurre actualmente, lo que significa menor impacto ambiental al evitar usar solventes en la recuperación del material biodegradable.