El Gobierno de la Ciudad de México rechaza que para ver al Papa Francisco al menos en Zócalo capitalino, se deban entregar boletos.

“En eso estamos insistiendo y es en lo que me voy a concentrar en el dialogo, ahora que el presidente esté de vuelta. Porque llegaron a plantear la posibilidad de que hubiera boletos. La Ciudad no comparte de eso, nosotros queremos que sea pues como siempre, como en el grito de independencia, que personas que vayan llegando se vayan acomodando y pueden verlo, ahora si pues quien llegue temprano”.

El Jefe de Gobierno, Miguel Mancera, detalló además que mientras el Sumo Pontífice se encuentre en Palacio Nacional y la Catedral Metropolitana, el Estado Mayor Presidencial se hará cargo de la seguridad en la zona, al igual que otros puntos como la Basílica.

La policía de la capital, solo se hará cargo de la seguridad en los trayectos del Santo Padre.