Para integrarse, por discriminación y por la pérdida de usos y costumbres, en la Ciudad de México las mujeres indígenas consumen más alcohol en comparación con otras poblaciones.

“La propaganda, la promoción del consumo de alcohol, ha llegado a las comunidades indígenas y se ha empezado a relajar todos estos controles comunitarios que ya existían, el problema se va a agudizar en el distrito federal, cuando llegan van a encontrar discriminación, trabajos muy mal pagados y para adaptarse deciden imitar”.

Rafael Gutiérrez, investigador del instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz, explicó que las mujeres indígenas consumen un 22.9% más alcohol contra el 20% de hombres indígenas y el 21% de las no indígenas.

Asimismo las indígenas fuman más tabaco que las de la ciudad, al registrar un consumo del 7.6%, en comparación con las citadinas del 3.3%.

Lo anterior lo dijo al presentar un estudio sobre el consumo de sustancias psicopáticas en la población indígena de la capital.

En cuanto a marihuana, el documento revela que el consumo en ambas poblaciones es similar, ya que los hombres indígenas fuman esta droga en un 17.9%, mientras que los hombres de zonas urbanas lo hacen en un 19%. En tanto, las mujeres indígenas fuman en un 13 por ciento, mientras que las de la ciudad lo hacen en un 12.9%.

El estudio realizado a cinco de los 60 grupos indígenas que existen en la capital, estuvo a cargo de ese instituto, así como del Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones. Los grupos son Nahuas, Tutunakús, Mixtecos, Zapotecos y Otomíes.

Este análisis permite dar un diagnóstico del consumo de drogas de esta población para desarrollar programas específicos en materia de prevención de adicciones, ya que se encontró que una de las principales consecuencias de este consumo en las comunidades es el padecer cirrosis y morir por esa causa.