Luego de los sobrevuelos de observación y reconocimiento del Volcán de Colima, por el incremento paulatino en el número de exhalaciones y derrumbes, la Coordinación Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación y del Centro Nacional de Prevención de Desastres y la Universidad de Colima, informaron que el volcán se encuentra en una etapa en la que el material incandescente que suba por el cráter va a ser expulsado por las pendientes.

Por lo que las emisiones de lava caerán por tres flancos: norte, suroeste y sur, cuyos alcances hasta el momento serán de 2.5 kilómetros de distancia con respecto al cráter. Las Unidades Estatales de Protección Civil de Colima y Jalisco no registran afectaciones a la población por estos eventos. Sin embargo, se ha reportado caída ligera de ceniza en la zona norte del municipio de Villa de Álvarez, Colima.

Durante la noche de ayer y la madrugada de hoy se registró expulsión de incandescencia arrojada sobre los costados del volcán por un lapso de 5 horas; en términos de explosividad, es de tres niveles abajo de la histórica máxima que ha registrado el volcán, ocurrida el 6 de junio de 2005.

Asimismo, se realizan recorridos por las rutas de evacuación y zonas de riesgo, manteniendo permanente vigilancia en las barrancas de La Arena y La Lumbre en los límites de Colima y Jalisco. Por parte de la Coordinación Nacional de Protección Civil, fueron activados los protocolos de vigilancia y comunicación para el monitoreo del Volcán de Colima, así como el despliegue de personal para la coordinación de acciones interinstitucionales con los gobiernos de Colima y Jalisco.