Transcurría un partido de la Jeem Cup sub-12 entre Qatar y Palestina, ambos equipos iban cero a cero, el equipo de Qatar devolvió el balón, pero el portero de palestina cometió un error y el esférico se fue al fondo de las redes.

De acuerdo con el reglamento debía contar como anotación, debido a que la pelota en juego, tras las protestas del equipo de Palestina el árbitro la dio por buena y en una muestra de fair play el entrenador de Qatar pidió a sus jugadores que se dejaran meter el gol del empate.

Los palestinos agradecieron el gesto de sus rivales, los entrenadores se estrecharon las manos y los aficionados aplaudieron la acción.

El partido concluyó 2 a 1 favor Palestina.