Un árbitro del futbol amateur de la ciudad brasileña de Belo Horizonte perdió los estribos y, ante reclamos de los jugadores, decide sacar una pistola para intimidar a los futbolistas y terminar con la discusión.

Jugadores y aficionados se retiraron lo más que pudieron del campo por su seguridad, aunque hubo futbolistas que se acercaron a dialogar con el árbitro.

Tras el incidente, no se presentaron hechos que lamentar ni personas lesionadas.

 

https://youtu.be/aV3gwkaMqIU